¿Necesito proteína en polvo? Qué es y sus beneficios

Te he hablado de ella en el post sobre suplementación para principiantes y la he mencionado en reiteradas ocasiones sobre que comer después de entrenar o snacks saludables para picar entre horas. La proteína en polvo está de moda y lo cierto es que es necesaria, por eso en este post te voy a explicar de donde viene y cuales son sus beneficios.

¿Qué es la proteína en polvo?

La proteína se encuentra presente en muchísimos alimentos como ya sabes, no obstante, además de proteína suelen contener grasas y azúcares. La proteína en polvo se crea a través del suero residual de la elaboración del queso, mediante la separación de la proteína de sus azúcares y grasas.

Según su grado de filtración obtenemos dos tipos de proteína:

Proteina Whey

Suele contener hasta un 85% de proteína, pero también contiene grasas y azúcares en distintos niveles. Suele ser la más comercializada y la que cuenta con un amplio catálogo de sabores, sus valores menos puros la hacen más agradable al paladar realizando la función básica de añadido de proteínas. Es ideal para cualquier persona que no tenga como objetivo una quema de grasa o pérdida de peso.

Proteína isolada – aislada

Como su nombre indica, en esta clase de proteína, se ha filtrado al máximo el contenido llegando hasta un 90% de pureza; Se reduce al máximo la presencia de grasas y azúcares conteniendo solo proteína de calidad. Es la adecuada para aquellas personas que prioricen la calidad antes que el sabor. Además, también contiene menores niveles de lactosa, siendo más digerible.

Otros tipos de proteína

Dentro de estas categorías de proteína podemos encontrar otras combinaciones como la proteína CFM, que destaca por su modelo de obtención basado en el microfiltrado de flujo cruzado; Aumenta la rapidez en la absorción, digestión y asimilación, contando con una pureza superior.

También encontramos la proteína hidrolizada: la cual destaca por haber sido expuesta a un proceso de hidrólisis en la que se descomponen las cadenas de proteínas en péptidos más pequeños que ayudan a facilitar la digestión y asimilación. Muy recomendable para personas con molestias digestivas o para aquellas que tengan que realizar varias comidas y quieran mejorar la digestión entre ellas.

Por último, dentro de el grupo de proteínas en polvo, encontramos la caseína. Tiene un alto valor biológico que ayuda a evitar el catabolismo muscular, refuerza las defensas y contiene gran cantidad de micronutrientes. A diferencia de las otras proteínas, la caseína tiene un mayor número de grasas y azúcares, ya que conserva muchas similitudes a la leche. Es beneficiosa para aquellas personas con alto desgaste muscular que quieran evitar el catabolismo en las horas del sueño; ya que su asimilación es mucho más lenta, el músculo se mantiene nutrido y se repara con mayor facilidad.

La proteína es fundamental para el desarrollo muscular y el buen estado del organismo. Para una persona que entrene sería ideal un ratio de 1,8-2,2*Kg de peso; obtener esa cantidad solo a través de la alimentación puede ser complicado, por eso contar con fuentes de proteína en polvo asegura cumplir con un mínimo imprescindible.

En este blog te he hablado sobre la proteína en polvo de origen animal pero cada vez más son las empresas que apuestan por proteínas vegetales. ¿Te gustaría sabes más a cerca de ellas? Te leo en comentarios y en el blog.