5 consejos para comenzar a entrenar ¡Y no dejarlo!

Puede que ya hayas tratado de iniciarte en el gym o en algún deporte antes y no hayas podido seguir haciéndolo; O bien, puede que esta sea la primera vez que decides ponerte enserio con tu entrenamiento. Sea como sea, te aseguro que entiendo a la perfección todas las fases por las que se pasa cuando uno comienza a entrenar, por eso he preparado este blog con 5 consejos que no te permitirán abandonar.

1. Mentalízate, el bajón va a llegar

Así como lo lees. A todos nos ha pasado y nos volverá a pasar, la motivación y las ganas de entrenar no se mantienen todo el tiempo arriba; son muchos los factores que influyen en tu estado de ánimo y en tu motivación para entrenar.

Saber que va a llegar el día en el que puede que tus ganas se reduzcan, te ayudará a tener un plan de contingencia. Para crear este plan primero debes evaluarte de forma personal: ¿Qué me ha ocurrido las otras veces que he comenzado algo y lo he abandonado? ¿Cómo me hace sentir abandonar aquello que comencé? ¿Qué emociones son las que me incitan al abandono?

Entenderte y comprender que factores influyen en tus ganas, te permitirá reconocer de antemano esas conductas y actitudes; Pudiendo resolver el problema antes de que este ocurra.

Ejemplo:

Puede que seas una persona muy sociable y que te guste dedicar un tiempo en el día a estar con tus amigos y familiares. A menudo tus quedadas suelen coincidir con el espacio de tiempo que dedicas a entrenar y tu círculo te insiste en que asistas; sabes que fallar un día al entreno provoca que faltes más veces.

La solución:  Tu plan debe contar con otra franja de tiempo disponible en la semana para poder realizar ambas cosas; en el caso de no tener más tiempo, puedes establecer unos días para tu vida social y otros para el entreno.

¿Qué es lo que te lleva a saltarte el plan? ¡Te leo en redes!

2. Gestiona tu energía y tus ganas

Cuando comenzamos cualquier entreno solemos hacerlo dando el 200%; Este factor, además de no ser muy perdurable en el tiempo, lo que nos puede provocar son dolores, lesiones o agujetas severas que hagan caer nuestras ganas estrepitosamente.

Controlar la intensidad que dedicas a los primeros entrenos es un factor clave para sostener la motivación por más tiempo.

Un consejo que a mi me ha ayudado es establecer un tiempo para el entreno, por ejemplo, puedes comenzar con entrenamientos de 45 minutos máximo. Puede que inicialmente tengas muchas ganas de seguir, pero terminar tu sesión de entrenamiento con ganas de continuar te permitirá volver al día siguiente igual de motivado.

Establecer un tiempo límite también te ayudará a que, los días que tengas menos energía, termines tus sesiones de entreno.

3. Elige bien a tu compañero/a

Si necesitas una compañía para motivarte en el entrenamiento deberás tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Elige compañeros que puedan estar a tu nivel. Si suelen entrenar más fuerte, puede que no sigas el ritmo y te desmotives o incluso que puedas lesionarte. Si, por el contrario, entrenan más ligero, probablemente no des el máximo de ti y los resultados tarden mucho más a llegar.
  • Elige compañeros que vayan a entrenar. Muchos son los que aprovechan ese espacio de tiempo para charlar o estar con el teléfono, si lo que quieres es motivarte de verdad elige compañeros con la misma motivación que estén 100% focus con el entreno.
  • Tres son multitud. Tener un compañero/a de entreno es brutal para motivarte, sin embargo, los entrenos de más de 2 personas suelen dificultar la concentración, la conexión músculo-cerebro y extender demasiado los tiempos entre repeticiones.

4. Establece objetivos realistas y planifica tu camino

Cuando comenzamos a entrenar tenemos claro que queremos conseguir: “Ese cuerpo de verano”, “El físico de tal persona”, “Bajar X Kg”… Los objetivos estéticos suelen ser más difíciles de alcanzar que la mejora de salud; por esa razón debes establecer una línea de objetivos realistas que te acerquen más a tu objetivo final y te ayuden a lograrlo.

La manera de lograr los objetivos de forma progresiva es marcándote pequeñas mejoras en fracciones de 3 a 5 semanas, pudiendo medir los resultados y planificando los siguientes pasos hacia el objetivo.

Por ejemplo:

Si tu objetivo es lograr un aumento en la masa muscular deberás controlar bien tus calorías y los pesos que mueves en el gimnasio.

Una buena forma de hacerlo es incrementar el número de calorías ingeridas. Así pues, puedes establecerte que en un plazo de tiempo de 5 semanas debas haber aumentado tu consumo total de calorías en un 20%.

A su vez, puedes hacer lo mismo con los pesos que mueves, estableciendo que en 5 semanas debas haber aumentado tu fuerza en un 20%. Recuerda que lo que no se mide es más difícil de mejorar, este pequeño control te acercará a lo que quieres lograr.

5. Contratar un entrenador personal

Sin duda es la mejor opción para asegurarte cumplir tus retos evitando lesiones y manteniendo la motivación. Ya sea un entrenador personal online o presencial, una persona profesional podrá asesorarte en los ejercicios que mejor se adecuan a tu cuerpo y a tus objetivos, además de guiarte en un plan que vaya más allá de tus cambios físicos apostando por el cuidado total de tu organismo.

Puedes contratar asesoramiento deportivo, nutricional o completo; Además de sesiones de entrenamiento personal en León conmigo, para ayudarte a lograr todos tus retos.